Desviados.es

Got Talent: Telecinco inventa el montaje surrealista

Got Talent: Telecinco inventa el montaje surrealista

Telecinco estrenó anoche una nueva edición de Got Talent, el concurso de talentos estrella en Reino Unido y media Europa con Jorge Javier Vázquez, Edurne, Eva Hache (nos da un poco de cosa verla ahí) y Jesús Vázquez. Decimos nueva porque no es la primera vez que el formato se ha producido en España. Cuando la cadena amiga tenía en pantalla Tú sí que vales, que era casi lo mismo pero peor, Cuatro se arriesgó a adaptar con mejor acierto el talent británico con los grandes Natalia Millán y Miqui Puig bajo el título Tienes TalentoEl problema es que, excepto el jurado, Got Talent todo nos recordaba más a Tú sí que vales que a la versión que Cuatro hizo del programa original.

Ya la elección de los jueces, con los dos presentadores de la casa que se reparten el 80% de los prime time de entretenimiento (solo faltaba Jordi González), nos ponía en aviso sobre la posibilidad de telecinquear el formato. Esperábamos vídeos lacrimógenos y freaks pero no en tantísima cantidad. En los primeros 50 minutos solo se pudo ver una actuación potable si podemos considerar como tal un hombre haciendo música con una sierra.

Got Talent Telecinco

Hubo más cambios de vestuario que en un concierto de Madonna

Lo peor de todo fue el montaje. Si cadena y productora tenían claro que querían mezclar actuaciones de los distintos castings en cada gala, ¿tan complicado era uniformar al jurado? Se vivieron situaciones tan surrealistas como comentar una actuación con vestuario y peinados distintos a los que llevaban cuando la votaron. Hasta Cámbiame, siendo un producto mucho más low cost, entiende que hay que respetar el raccord. Tres de los protagonistas tienen el pelo corto, pero Edurne fue del tupé a la permanente pasando por el pelo liso con vestidos de todos los colores posibles. Después de tres cuartos de hora, la productora creyó conveniente insertarnos un vídeo sobre cómo se vestían y maquillaban los cuatro miembros del jurado para una de las grabaciones. ¿Aportaba algo en ese momento? ¿No tiene toda la lógica hacerlo antes de la primera actuación?

Una de las “sorpresas” de la noche era un chico con una pierna ortopédica que acudía a hacer una exhibición de parkour. El programa cortó la actuación a la mitad para introducir su vídeo de presentación (con musiquita triste) y, justo a continuación, pasar a publicidad. Ahí decidimos que ya era suficiente para nosotros.

Un sinfín de playbacks, una imitadora de Heidi totalmente desafinada, el baile del cangrejo… En España no hay suficiente talento para llenar tantísimos programas de este corte. Nos han querido colar Got Talent como algo más serio de lo que iba a ser. Para reírse de unos pobres freaks ilusionados casi que preferimos a Los Morancos y Àngel Llàcer.

 

¡Comparte!Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Facebook18Digg thisShare on Tumblr0Share on Reddit0

El desviado de este post

Nací del cruce de un pequeño pony con un oso amoroso. Aunque mis padres quisieron hacer de mí un macho hetero vistiéndome con la equipación del Real Madrid para celebrar mi primera comunión, debajo llevaba unos calzoncillos con unicornios y soñaba con que me regalasen la mansión de Barbie. Al final, el regalo estrella fue una colección de micro machines, de los cuales mi favorito era el rosa. Ya de adolescente, mi primera excitación sexual fue con el Playboy que escondía mi hermano bajo el colchón, pero no con la jamelga de portada, sino con el modelo de ropa interior en la publicidad de la página 27. Ahí tuve una epifanía: era un desviado y siempre lo sería.

Leave A Response