Desviados.es

Soraya le canta a los fetos y Orozco a los embriones

Soraya le canta a los fetos y Orozco a los embriones

La carrera musical de Soraya Arnelas siempre nos ha fascinado. De sus comienzos latinorros post Operación Triunfo con Mi mundo sin ti, con estribillazo a reivindicar, a su reconversión al eurodance pasando por talent shows insignificantes y otros cientos de apariciones en televisión que no acaban por traducirse en ventas para sus discos. Ahora, la extremeña da un tropezón paso más en su trayectoria y ha ofrecido un concierto para fetos que ha organizado una clínica ginecológica privada.

El concierto en cuestión funciona así: las mujeres embarazadas se introducen el reproductor de música vaginal (WTF), que reproduce a un máximo de 54 decibelios para que a tu hijo no le dé por el hardcore ya antes de nacer, y se supone que sus bebés tendrán mayor facilidad para la vocalización y el desarrollo neurológico. En el blog Xataca lo explican mejor y advierten que la validez científica del estudio debería ponerse muy en cuarentena. Soraya, por su parte, ha declarado que “nunca había tocado para un público tan joven“.

LOL Gif

La desgracia para Soraya no es sólo que en un futuro pueda demostrarse que introducir un mp4 en tu vagina no sirve para nada (para nada de lo que ha sido creado, se entiende), sino que ni siquiera sería pionera en la materia ni su público el más joven. Hace unos meses Antonio Orozco ofreció, en la misma clínica, un concierto para embriones (concebidos no nacidos, como diría Gallardón), imposibilitando que la eurodiva acabe en el libro Guiness de los Récords. Estos catalanes siempre jodiendo a los extremeños….

Soraya intentará hacernos olvidar este y otros episodios con su nuevo álbum, Akustika, un formato unplugged de sus propios temas que no sabemos si, en estos momentos, es lo más apropiado para relanzar su carrera. Nosotros nos quedamos con La noche es para mí y su actuación en Eurovisión 2009 en Moscú. Es pasiva Spasiva, Soraya.

¡Comparte!Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Facebook1Digg thisShare on Tumblr0Share on Reddit0

El desviado de este post

Nací del cruce de un pequeño pony con un oso amoroso. Aunque mis padres quisieron hacer de mí un macho hetero vistiéndome con la equipación del Real Madrid para celebrar mi primera comunión, debajo llevaba unos calzoncillos con unicornios y soñaba con que me regalasen la mansión de Barbie. Al final, el regalo estrella fue una colección de micro machines, de los cuales mi favorito era el rosa. Ya de adolescente, mi primera excitación sexual fue con el Playboy que escondía mi hermano bajo el colchón, pero no con la jamelga de portada, sino con el modelo de ropa interior en la publicidad de la página 27. Ahí tuve una epifanía: era un desviado y siempre lo sería.

2 Comments

Leave A Response