Desviados.es

Las favoritas para ganar Eurovisión 2016

Las favoritas para ganar Eurovisión 2016

Esta noche se celebra la Final de Eurovisión 2016 y Barei, un país entre Armenia y Azerbaiyán nuestra representante, aspira a superar el pobre 23º puesto de Edurne el año pasado. Según las casas de apuestas hasta hace escasos días esto se daba por contado, pues su Say Yay! está gustando mucho en Europa, tiene muchas reproducciones en Spotify, es la favorita de algunos de sus competidores e incluso está siendo utilizada para promocionar el Festival en otros países. Sin embargo, desde que comenzaron los ensayos ha caído casi diez puestos en las casas de apuestas y ahora no parece tan sencillo alcanzar el Top 10 como hace unas semanas. Estos son los 10 favoritos a escasas horas del evento:

1. Rusia

Sergey Lazarev se presenta con una actuación que recuerda demasiado a la de Mans Zemerlow, último ganador del Festival. Las interacciones del cantante sueco con las proyecciones audiovisuales estaban mucho mejor integradas en la performance y, pese a que la actuación del ruso es entretenida, te hace desconectar totalmente de la canción. Tras haberse caído en los ensayos, ahora todo el mundo está pendiente de su dificultosa coreografía.

2. Australia

Dami Im, de origen coreano, lleva en el Top 10 de las casas de apuestas desde que presentó Sound of Silence. Su fantástica interpretación en la semifinal del pasado jueves le ha hecho escalar un peldaño más hasta colocarse a un paso del favorito. 2016 será el último año en el que el país oceánico participe en el festival pues será el anfitrión de la primera edición de Asiavisión. Nos morimos por verlo.

3. Ucrania

Jamala tiene la mejor voz de esta edición y su canción es elegante, con toques folclóricos pero aún así más moderna que la inmensa mayoría de los temas de este año. 1944 ha conseguido escapar a la censura eurovisiva y homenajea en su letra a los tártaros deportados de la península de Crimea por la Unión Soviética en ese mismo año. Al igual que Australia, su paso por la semifinal le ha beneficiado. Su interpretación pone los pelos de punta. Es la favorita de esta redacción.

4. Francia

Parece que la propuesta de pop de Amir, una de las canciones más radiables de la edición, tiene opciones reales de quitarle el trono a Rusia. A su favor juegan el carisma del cantante y la pegadiza melodía. En su su contra, que Francia es un país con menos vecinos que su principal rival. A tenor del buen resultado de Italia el año pasado, parece que los países del Big Five vuelven tener algo que decir en el festival.

5. Suecia

Aunque sus rimas están al nivel de alumno de primero de la ESO, la melodía de If I were sorry es bonita y pegadiza. Su interpretación minimalista destaca entre tanta pirotecnia, humo y efecto de luces. Suecia cuenta este año con doble ventaja: ser anfitrión y que el resto de países nórdicos hayan quedado eliminados en semifinales, por lo que se asegura un buen puñado de votos de todos sus vecinos. Conseguirá seguro un buen puesto pero no ganará.

6. Armenia

Armenia dio el pasado martes una lección a toda Europa sobre cómo hacer televisión. Es incomprensible que, después de tantos años, mucha gente todavía no entienda que Eurovisión es un espectáculo televisivo por encima de todo. En una noche en la que vimos a la representante islandesa como un pollo sin cabeza mezclando distintos tipos de actuación, al grupo de Montenegro haciendo un mal uso del aprovechamiento del espacio o a la cantante de Malta tirando por la borda sus opciones de victoria, Iveta Mukuchyan recurrió a una realización dinámica que ha gustado bastante en todo el continente. Habrá que esperar para verla pues actuará en último lugar. Estará seguro en el Top 5.

7. Malta

Ira Losco es toda una estrella en Malta y ya obtuvo un segundo puesto en Eurovisión en 2002. Con un perfil parecido al tema armenio, su interpretación es algo plana y nos deja un poco fríos. Vaticinamos que su puesto será inferior al que actualmente ocupa en las casas de apuestas.

8. Holanda

Otro país que dudamos acabe entrando en el Top 10 final. Holanda es uno de los participantes que más en serio se toma el festival en los últimos años y son maestros en crear muy buenas puestas de escena. Precisamente esto le ha valido al representante neerlandés para colocarse tan arriba en las apuestas tras su paso por la semifinal. A su favor cuenta con tener la única canción de pop folk. Hace semanas se ponía en duda su paso a la final.

9. Italia

Francesca Michielin la ha cagado traduciendo la mitad de su tema al inglés. Cuando la presentó originalmente en italiano su posición en las casas de apuestas era más alta y con toda lógica. Este bonito medio tiempo tiene difícil superar el segundo puesto logrado por sus compatriotas de Il Volo el año pasado y no entendemos muy bien esa escenografía de obra teatral de parvulario.

10. Letonia

Aminata, representante del año pasado, firma este tema interpretado por el guapo Justs. El cantante ha mejorado mucho su interpretación desde la preselección de su país, es una canción pegadiza y la realización le favorece. Podría superar fácilmente el décimo puesto que ocupa actualmente en las apuestas.

¿Y Barei?

La madrileña ha introducido cambios de última hora en su puesta en escena que esperemos le beneficien esta noche. Los coros se comen la voz principal y no ayudan nada a la canción, cuya melodía -lo más destacado del tema- se pierde por momentos y su caída simulada ni gusta ni sorprende. La iluminación está bien pero no rompe y el juego de espejos también lo llevan los representantes de Georgia y con mucho mejor resultado. Tendremos que esperar hasta la actuación nº 19 para ver el resultado final.

¡Comparte!Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Facebook3Digg thisShare on Tumblr0Share on Reddit0

El desviado de este post

Nací del cruce de un pequeño pony con un oso amoroso. Aunque mis padres quisieron hacer de mí un macho hetero vistiéndome con la equipación del Real Madrid para celebrar mi primera comunión, debajo llevaba unos calzoncillos con unicornios y soñaba con que me regalasen la mansión de Barbie. Al final, el regalo estrella fue una colección de micro machines, de los cuales mi favorito era el rosa. Ya de adolescente, mi primera excitación sexual fue con el Playboy que escondía mi hermano bajo el colchón, pero no con la jamelga de portada, sino con el modelo de ropa interior en la publicidad de la página 27. Ahí tuve una epifanía: era un desviado y siempre lo sería.

Leave A Response